Autorización y captura: una oportunidad para el retail

Magdalena Ovalle

Analista de Contenido @ Kushki

agosto 31, 2021

Lectura de 3 minutos

¿Has escuchado hablar de autorización y captura? En la práctica todos conocemos lo que es, aunque quizás no lo llamamos por su nombre. Esta funcionalidad, muy usada en la industria de la hotelería y arriendos de autos, permite autorizar una compra y luego capturar temporalmente un monto en la tarjeta. En estas industrias, ese monto capturado sirve como una garantía por parte del cliente en caso de cualquier daño o diferencias de consumo.

La gracia de todo esto es que, en tarjetas de crédito, la autorización puede ser diferida de la captura, lo que permite reservar un monto en la tarjeta como garantía de uso de una habitación de hotel o auto arrendado. Una vez que pasa un tiempo definido por la entidad que hizo la captura (plazo en que se devuelve la habitación o auto), esta puede ser cobrada o liberada según las condiciones.

La versatilidad de la herramienta

En los últimos años, el uso de esta funcionalidad de tarjetas se ha ido expandiendo a otras industrias. Cuando pedimos un servicio de transporte en Uber, por ejemplo, el cargo se pre-autoriza y se captura, pero solo se realiza el cobro una vez finalizado el viaje. En este tipo de servicios suelen haber diferencias entre el monto estimado y el cobrado finalmente, debido a factores impredecibles y difíciles de calcular, como el tráfico. En estos casos, usar autorización y captura es una herramienta muy útil para un mejor funcionamiento del sistema, porque es mucho más sencillo cobrar diferencias.

En países como Estados Unidos, donde el uso de tarjetas está muy masificado y la atención en gasolineras es de autoservicio, se usa esta herramienta para cobrar la carga de bencina. En primera instancia, se autoriza el cargo del monto a la tarjeta del cliente, para chequear que la tarjeta sea válida y tenga saldo o cupo. Una vez que el cliente termina de usar la pistola de combustible, el sistema se encarga de cobrar el monto correspondiente, que puede ser menos en caso de que el tanque del automóvil tuviese menos espacio disponible.

En compras en supermercado por modalidad online también se usa esta herramienta. Generalmente, se captura el 70% o 80% del monto de la compra, tomando en cuenta que no siempre están todos los productos en stock y pueden haber diferencias en el monto total. Después de eso, se ajusta según el valor final de la compra.

Oportunidad para otros sectores

A pesar de que no se usa masivamente, el potencial que tiene el uso de autorización y captura para tiendas de retail es enorme. Alrededor del mundo existen empresas que proveen el servicio de “try now, pay later” o “prueba ahora, paga después”, pero también es algo que las empresas pueden implementar por si mismas sin necesidad de recurrir a terceros.

Un servicio de compra que permita elegir varios artículos en diferentes tallas, capturar el monto y luego cobrar solo lo que el cliente decida retener aumenta la satisfacción de los compradores y disminuye la necesidad de tener que hacer reembolsos futuros. Un 42% de los clientes de la Generación Z y un 69% de los millennials declaró que es más probable que finalice una compra si un servicio de “prueba ahora, paga después” es ofrecido por el comercio, acorde a Afterpay. Esto aumenta la conversión y reduce el número de carros de compra abandonados.

Adicional a esto, BusinessWire prevé un crecimiento exponencial de los servicios que ofrecen este sistema de pago, con un gasto que se estima en US $680 billones para 2025, lo que se traduce en un aumento estimado de 92% con respecto a las cifras de 2019.

Lo positivo de esto es que según plataformas de comercio electrónico como VTEX, es muy probable que pronto se desarrollen estrategias omnicanal de “prueba ahora, paga después” y que esto impulse estrategias como el “compra online, retira en tienda” o “compra online, devuelve en tienda”. A su vez, es posible que el sistema de probar ropa o calzado y pagarla más tarde pueda extenderse a las compras presenciales, con sus beneficios moviéndose mucho más allá del canal digital para así potenciar la estrategia omnicanal de los retail.

Estas son algunos de los ejemplos donde es posible usar la funcionalidad de autorización y captura en tarjetas, donde aún existe una oportunidad enorme para los retail con el objetivo de aumentar la satisfacción de los clientes y mejorar la conversión.

¿Te gustaría mantenerte al tanto de nuestro contenido? Suscríbete a nuestra lista de correos.