Pagos digitales: un aliado para la industria de seguros

Magdalena Ovalle

Analista de Contenido @ Kushki

febrero 08, 2021

Lectura de 4 minutos

Era uno de los sectores más análogos que existen, hasta que llegó la tecnología a revolucionar su manera de funcionar. La industria de los seguros ha experimentado grandes transformaciones en los últimos años, principalmente por el surgimiento de las insurtech: empresas que mezclan seguros con tecnología, ofreciendo servicios más completos y ágiles.

De hecho, el World Insurance Report 2020 menciona la “nueva ecuación de confianza” de los seguros, que son dos aspectos clave dentro del comportamiento de los clientes en el proceso previo a la conversión: los comentarios y reseñas de otros usuarios, y la preferencia creciente por aseguradoras no tradicionales, como lo son las insurtech.

Por qué es relevante

A nivel mundial, los seguros representan una porción importante de la economía, llevándose un 6,28% de la torta total. Globalmente, esta industria está avaluada en US $4.5 trillones. Dentro de los mayores participantes, están Norteamérica y Europa. En el primer caso, el consumo de seguros por habitante llega a US $4.072 dólares al año. En Latinoamérica, en cambio, solo alcanza el monto de US $257 anual.

Pero, a pesar del bajo monto en comparación a otras partes del continente, los seguros de base tecnológica son un sector que está avanzando a paso firme en la región. Según el Fintech Radar 2018 de Finnovista, ha habido un crecimiento de 50% en el número de startups relacionadas con seguros que operan en Latinoamérica. Los principales mercados son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

Durante 2020, se generaron 377 acuerdos e inversiones por US $7.100 millones a nivel global, una cifra récord para la industria, acorde al Informe Trimestral de Insurtech elaborado por Willis Towers Watson. La financiación se incrementó 12% con respecto a 2019 y el volumen de operaciones aumentó en 20%.

¿Cuáles serán las ganadoras?

Existen distintos tipos de insurtech, entre las 800 aproximadas que hay en el mundo. Algunos de los modelos más conocidos son las aseguradoras que por medio de tecnología miden los kilómetros recorridos y cobran el valor de su póliza vehicular de acuerdo a eso, o los seguros para colaboradores en empleos riesgosos, que se ajustan a las horas exactas en las que la persona trabaja.

Más allá de esos ejemplos, existen tres categorías en donde se dividen las insurtech:

  • Enabler: son las que proveen soluciones B2B para acelerar o mejorar alguna parte de la cadena de valor de un proveedor ya existente. Por ejemplo, una insurtech que usa algoritmos de datos para mejorar los procesos, o que entrega una plataforma digital para ayudar a los vendedores a identificar riesgos de manera más exacta.
  • Partner: son las que salen al mercado de manera conjunta con alguna aseguradora tradicional. La insurtech provee la tecnología y la aseguradora el producto, pero lo venden a nombre de ambos.
  • Challenger: se refiere a las insurtech que obtienen licencia oficial y se venden por si solas. Asumen el riesgo ellos y compiten con aseguradoras tradicionales. Generalmente, trabajan con talento que proviene de la industria o adquieren compañías de seguros que ya cuentan con una licencia.

El gasto en tecnología de la industria aseguradora está creciendo rápidamente, destinando US $205 billones en 2019 sólo para este ítem. Esto se puede deber a que el 90% de los empresarios de seguros tradicionales teme perder participación debido a la aparición de las insurtech.

La importancia de los pagos digitales

Diversos estudios aseguran que los pagos son un punto relevante a mejorar para las compañías aseguradoras, en donde las insurtech tienen ventaja al contar con tecnología más ágil e innovadora que va de la mano con sus modelos de negocios.

Un evento de Strategy Meets Action reveló que el 64% de sus asistentes de la industria de seguros está buscando reducir su dependencia de los cheques y un 53% tiene como objetivo reducir gastos de procesos internos. Con la pandemia, la gran mayoría aseguró que hicieron cambios en sus planificaciones de los siguientes tres años en adelante, porque la necesidad de tener pagos digitales se convirtió en la prioridad más urgente.

Acorde a Statista, la industria aseguradora arriesga perder US $203 billones de acá a que termine la pandemia, si no reduce costos operativos, no aumenta la retención del cliente y no disminuye el costo operativo asociado a los pagos con cheques (entre 4 a 20 dólares por cada cheque procesado).

Los clientes también coinciden: en una encuesta de VPay y Engine Insights, más del 95% de los consultados respondió que la facilidad del pago y la velocidad de la transacción son aspectos que impactan en qué tan satisfechos se sienten con su proveedor de seguros.

Más riesgo, más pólizas

Está comprobado que en las épocas de crisis, la demanda de seguros aumenta. En el caso de la pandemia del Covid-19, se incrementaron en 235% las solicitudes de pólizas de seguros internacionales de salud, según Allianz Care.

Con la alta demanda y los riesgos económicos de no digitalizarse, queda claro el camino que las aseguradoras deben tomar para no quedarse atrás. Ahí, los pagos digitales tienen la prioridad, por ser una de las mejores herramientas para aumentar la satisfacción y la retención del cliente.

¿Te gustaría mantenerte al tanto de nuestro contenido? Suscríbete a nuestra lista de correos.