Billpocket se une a Kushki: estas son las reflexiones de su líder

Magdalena Ovalle

Líder de Comunicaciones Internas @Kushki

August 17, 2022

3 min read

Para Alejandro Guízar, fundador y CEO de la empresa mexicana Billpocket, los 75 días que se demoró en obtener su primer terminal de ventas se sintieron como una eternidad. Era el año 2010 y tenía una plataforma de ventas de publicidad en aplicaciones móviles para pequeñas y medianas empresas.

“Por el perfil de los empresarios, muchos de ellos buscaban financiarse con sus tarjetas de crédito y tuvimos que implementar terminales punto de venta para nuestra fuerza de ventas”, explica. Pero esos 75 días que se demoró en los trámites se hicieron larguísimos, más aún para él, que era emprendedor. Fue ahí cuando detectó la idea que lo llevaría a desarrollar Billpocket.

Un iPod, un lector de banda magnética, un microprocesador y una impresora 3D que tardó una semana en imprimir tan sólo el lector. Eso fue lo que utilizó para construir su primer terminal propio.

Desde ahí, han pasado más de 10 años aportando a la industria de pagos y hoy, Billpocket se ha unido a Kushki para seguir dinamizando el mercado de pagos online y offline en la región. Juntos, serán proveedores de infraestructura para todos los jugadores del ecosistema de pagos que estén interesados. Manteniendo, al mismo tiempo, el compromiso de tener un ecosistema abierto, colaborando con todos los partners que quieran incluir pagos en sus estrategias de negocio.

Acá, te contamos un poco más de la historia de Billpocket, qué los mueve y qué les atrajo de Kushki.

Un potencial oculto

Si bien esos casi tres meses de espera por un terminal de ventas llevaron a Alejandro a animarse con la idea de negocio, siempre creyó que los pagos eran una gran oportunidad que existía en la región. “Solo de ver los números era demasiado obvio que la necesidad existía y que el mercado requería de soluciones”, dice.

De esa creencia, se desprendió la misión que los ha acompañado desde un comienzo: hacer más competitivos los negocios de la región. Y ahí, no duda de que el gran catalizador de cambios para Billpocket ha sido su equipo de alto nivel y la capacidad que tienen de crear e innovar sobre lo que ha venido haciendo la industria de pagos durante décadas. “En la pandemia, logramos lanzar un producto para ayudar a los comercios a vender sus productos cuando tuvieron que cerrar sus locales ¡en tan solo 5 días! Se llamaba Pago a Distancia”, comenta.

Pero el pegamento de ambos factores, dice, ha sido la pasión que el mismo equipo siente por su misión: el hecho de que todos en Billpocket tienen presente que, sin importar el cargo, ayudan a que los comercios mexicanos tengan acceso a servicios financieros y a que puedan competir con las grandes cadenas e incrementen sus ventas hasta tres veces.

El match con Kushki

“Estoy seguro de que hemos tomado la decisión correcta, uniendo a dos de los mejores equipos de pagos que existen en América. La experiencia de Billpocket en el mercado mexicano, en la aceptación de tarjeta presente y en el mercado de las PyMEs, junto con la capacidad regional de Kushki y la habilidad de escalar, nos convierte en un match perfecto para transformar el panorama de los pagos en Latinoamérica”, asegura.

Para él y su equipo, esto representa una oportunidad de transformación real del ecosistema de servicios financieros en la región. “Me encantaría lograr que los pagos sean casi como la telefonía celular en nuestra región. Un día tienes un negocio, vas y compras un lector, lo conectas a tu teléfono y cobras”, dice. En tres conceptos: sencillo, con seguridad y sin necesidad de trámites.

Mirada hacia el futuro

Ni 10 años como emprendedor le hubieran augurado a Alejandro el potencial que existía en esta industria: “Hoy reflexiono que no estimé ni el 10% de lo que implicaba. El problema es global y es así como debemos solucionarlo. Como una gran red de infraestructura que permita que la economía global sea más eficiente y por lo tanto le permita el acceso a los servicios financieros a todos, tanto individuos como comercios”, explica.

Si bien considera que los capitales mundiales están entendiendo la relevancia del problema y por eso están dedicando recursos a ello, no cree que exista una solución única que vaya a cambiar el mundo en este sentido. Para él, es un set de muchas situaciones que van trabajando en conjunto. “Aún quedan varias décadas para que como ecosistema terminemos de idear cómo vamos a resolver esta necesidad global. Pero sin duda, hemos dado un paso en dirección a eso”, concluye.

Si quieres conocer más de esta noticia y de cómo Kushki y Billpocket se han unido, puedes leer nuestro comunicado de prensa acá.

Would you like to keep up to date with our content? Subscribe to our mailing list.